viernes, 4 de junio de 2010

PRIMER ENCUENTRO DE ASESORES ESPIRITUALES DEL M.C.C. DEL PERÚ

Quisiera comenzar reflexionando sobre lo que este documento significa no solo para los Cursillos en el Perú, sino para todo aquel amigo que desee sumergirse en lo más profundo de lo que conlleva acoger con cariño el carisma de los Cursillos de Cristiandad. Las expectativas eran muchas, puesto que asistíamos motivados por colaborar y dejar por cierto que cuando los seglares y sacerdotes se hacen fieles discípulos del Señor, su obra alcanza límites que cada día nos asombran. Allí está, este documento es producto de oraciones, sacrificios, intendencias y palancas de quienes deseamos que Cursillos de Cristiandad siga ofreciendo a los hombres de hoy que están alejados de la Iglesia la sencillez del amor de Dios en Cristo. En un ambiente de plena amistad entre sacerdotes con muchos años en el ministerio y otros más jóvenes pudimos creer que lo que nos habían dicho en los Cursillos de Cristiandad era verdad. Sigamos sacando brillo y esplendor a nuestro traje, porque está hecho a la medida. Buena lectura...


CARTA DEL PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE ASESORES ESPIRITUALES DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD DEL PERÚ
(En base al mensaje redactado a la XVIII Asamblea Nacional,
celebrada en Arequipa, en agosto de 2009)

“EL CAMINO MÁS LARGO DEL MUNDO PARA RECORRERLO, VA DE LA CABEZA AL CORAZÓN; DEL CORAZÓN DE UNO MISMO AL CORAZÓN DE LOS DEMÁS”

A los Asesores Espirituales,
a los Secretariados y Sub-secretariados,
y a la familia del Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú.

PRÓLOGO
Con motivo del PRIMER ENCUENTRO DE ASESORES ESPIRITUALES, reunidos en la casa de retiros del Seminario “San Antonio Abad” de la ciudad del Cuzco, recordando con agradecimiento los encuentros anteriores celebrados juntamente con las Asambleas Nacionales en Chosica, Cieneguilla, La Planicie y Arequipa, dando continuidad al espíritu de estos encuentros y con el carisma recibido queremos expresarles algunas consideraciones.

LA PERSONA HUMANA
Como imagen y semejanza de Dios la persona humana es una criatura de Dios que está llamada a configurarse con Cristo y esta es su vocación. Reconoce que su origen vital le viene de Dios, acepta que en su llamado existe un regalo maravilloso que es la libertad, pero no una libertad abierta a su albedrío sino una libertad de aceptación a la voluntad de Dios.
En Cursillos de Cristiandad reconocemos que existe tal fundamento, por ser la persona el objetivo de nuestro servicio. Una persona centrada en Cristo puede ver abiertas sus posibilidades a la creatividad, a la originalidad y a la singularidad de vivir su caminar del Cuarto Día en lo Fundamental Cristiano.
Recordemos además lo que entre sus muchos pensamientos nos dice Eduardo Bonnín: “Ser fieles al Evangelio, abiertos a los carismas y atentos a la persona” y “Para hacer presente la ternura de Dios”.

SU DIGNIDAD: SER HIJO DE DIOS
Cuando se vive la experiencia de Cursillos, la persona se da cuenta que su estar en este mundo tiene un sentido. En el transcurrir de los tres días va descubriendo que Dios en Cristo le ama, que Dios le ha escogido para ser feliz, ser amigo del Señor y hacer amigos para el Señor. Pese a cómo hemos llevado nuestro vivir en el mundo, la alegría de saber que nuestras posibilidades están abiertas a una realidad llamada “vivir en gracia”.
“No les llamo ya siervos, … a ustedes les he llamado amigos” (cf. Jn, 15,15)

SU MAYOR ANHELO: LA FELICIDAD
Ya desde antes del Concilio Vaticano II y con mucha fuerza después, nuestros santos padres nos han instado (y siguen haciéndolo) a esta llamada universal a la santidad. En Cursillos este principio está ya presente desde sus inicios cuando en sus primeros momentos de presencia en (Mallorca) España y luego en el mundo se vivía una renovada visión de lo seglar como fuerza por donde Dios quería mostrar también la santidad.
¿Qué se puede necesitar para atender a este anhelo de felicidad? Sabemos que los Cursillos de Cristiandad no ofrecen la única razón válida para llegar a ello, sin embargo hemos comprobado que su estilo sencillo y dinámico lanza a la persona humana en esta búsqueda esencial: Ser cada día más feliz y más santos que ayer.
Siendo así que recogemos la voz de nuestro Santo Padre Juan Pablo II «Es un compromiso que no afecta solo a algunos cristianos: “Todos los cristianos, de cualquier clase o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad”».

SU MAYOR REGALO: EL BAUTISMO
La experiencia de los Cursillos de Cristiandad renueva en los que participan el bautismo, que tiene como primer camino la amistad para lograr una buena comunión, redescubrir la importancia del bautismo que le hace sacerdote, profeta y rey; esto es, un servidor del Evangelio. No sólo como seres humanos, sino también como bautizados. Tomar en cuenta lo dicho por Juan Pablo II y Benedicto XVI que nos invitan al redescubrimiento del bautismo en los tiempos de hoy.

SU MAYOR PREOCUPACIÓN: SER FELIZ CON LOS DEMÁS
Sabemos que Dios nos ha llamado a una tarea, el mundo es nuestra tarea, se trata de contagiar a los demás de nuestra relación constante con el Señor, no sólo preocuparnos de llenar su cabeza de ideas, sino también, darles el complemento de llenar de fuego su corazón.
Esto, para que nuestra vivencia y convivencia cristiana se realice en espíritu de comunión.

SU MEJOR MEDIO: LA AMISTAD
La amistad está presente en los Cursillos de Cristiandad. Podemos afirmar con certeza que es el centro del Carisma, una amistad basada en la auténtica caridad, porque “La caridad… es la principal fuerza impulsora del auténtico desarrollo de cada persona y de toda la humanidad” (Benedicto XVI, CV n°1) .

SU MEJOR AMBIENTE: LA VIDA COTIDIANA.

Es de estimar y comprender que este singular llamado de los Cursillos a vivir lo fundamental cristiano, se realiza en la vida cotidiana. Desde sus comienzos los iniciadores buscaron siempre que quien haya vivido la experiencia de los Cursillos de Cristiandad puedan resolver su vida viviendo allí mismo de donde habían sido escogidos antes de los Cursillos.
Hemos de darle a nuestros Cursillos en el Perú ese talante de amistad con Cristo, Cursillos es un medio para asombrarse de encontrar a Cristo en el diario vivir y eso lo proclamamos constantemente.
También hemos de escuchar a los que comenzaron todo esto en este carisma de la Iglesia. Nos invoca nuestro Santo Padre Benedicto XVI que solo se ama y sirve al carisma cuando se conoce la persona de su fundador y la acción que el Espíritu Santo ejerció sobre él para el provecho de la Iglesia.
Estas pistas por las que discurre Cursillos de Cristiandad, es apreciado por nuestra jerarquía, quienes nos han animado a ser fieles al carisma que nos regaló este encuentro personal con Cristo vivo, normal y cercano.
Además, mirando los tiempos que nos ha tocado vivir, reafirmamos que para Cursillos la familia (uno de sus ambientes prioritarios) viene perdiendo la estabilidad de la que gozaba hace años, como lugar donde se inicia la fe de los hijos y donde se muestra la Iglesia en su imagen doméstica. Recuperar este ambiente es tarea de vital importancia.

SU MEJOR IMPULSO: LA VIDA EN GRACIA
Decimos en Cursillos en nuestros rollos y meditaciones, que el “estar conectados siempre a Cristo” nos da la confianza de no temer ante el desafío que nos presenta el mundo. Hablamos también que existen medios por los que mantenemos esta conexión. Son muchos los que ofrece la Iglesia; más aún, en Cursillos recomendamos algunos que son básicamente lo que todo cristiano ha de vivir para sostener su vida con el Señor.
Hablamos de “un traje a la medida”, que se va haciendo cada vez más nuevo tanto más utilicemos las prácticas de piedad que en Cursillos hemos aprendido: El Ofrecimiento de Obras, la Meditación, el encuentro con la Sagrada Escritura, la Reconciliación, la Santa Misa, la Comunión, el Santo Rosario, la Visita al Santísimo, la Dirección Espiritual y el Examen de Conciencia, medios eficaces que mantienen al hombre en esta órbita de la gracia, de la que nos propone Dios para nuestras vidas para ser testigos creíbles.
El papa Pablo VI, cuando dijo que “los hombres escuchan más a los testigos que a los maestros, (y si escuchan a los maestros es porque son testigos)”, nos dio la palanca necesaria para que los Cursillos tomen esta expresión, la hagan suya en la vida de los que han pasado por ella y tengan más cercana la figura de sus sacerdotes.

SUS MEJORES MEDIOS: REUNIÓN DE GRUPO Y ULTREYA
Insistimos una vez más, todo dirigente que ha entendido lo que Cursillos proclama, no puede prescindir de sus dos pistas de perseverancia con que cuenta: Reunión de Grupo y Ultreya, para que los cristianos vayan siendo más amigos y los amigos vayan siendo mejores cristianos.
La expresión: “Se necesitan hombres que sepan creer, porque ya tenemos muchos que creen saber” es muy actual y cercana en nuestros tiempos. Además esta expresión nos invita a redescubrir la gracia de los Cursillos desde la humildad de nuestras personas, aceptando que todo lo que tiene vida tiene que crecer y desarrollarse. Toda semilla plantada, cuando crece adquiere cada vez más firmeza en su tallo, pero el tallo no es el mismo, se renueva constantemente en sus ramas y varía con frecuencia sus hojas, y ella le da una presencia siempre nueva y asombrosa.

CONCLUSIÓN
En estos días de oración, reflexión y comunión, se ha suscitado entre nosotros, un conocer más y asombrarnos de ver que Cursillos de Cristiandad tiene cada día algo nuevo que mostrarnos. Entonces es cierto cuando decimos que es una realidad aún no realizada.
Los asesores, habiendo vivido ya la experiencia de los Cursillos, éste centrar nuestras vidas en Cristo hizo para algunos de nosotros dar una respuesta concreta a nuestra búsqueda de felicidad. Nos dimos cuenta que Dios nos venía llamando para dedicarle nuestra vida al Sacerdocio. Similarmente, encontramos que en casi la totalidad de los que han pasado por esta experiencia de fe han encontrado su lugar en el mundo, en su comunidad y en su familia.
Por eso es que nuestra compañía en los Cursillos, entendemos, no ha de realizarse en la sola dimensión de nuestro ministerio; sino que (mirando primero la persona), llegamos a Cursillos para compartir con los demás lo que Dios nos va regalando día a día, sin dejar de preocuparnos por ser el canal por donde Dios quiere dar su gracia a los demás (esto es sacramentalmente).
El propósito que ponemos como Asesores Espirituales de nuestros respectivos Secretariados y confiando en que estas palabras puedan ser acogidas también por los Asesores restantes, es de acentuar el descubrimiento de las bondades y maravillas que Cristo nos ofrece a través de esta obra llamada Cursillos de Cristiandad.

Dios les bendiga y la Virgen Nuestra Madre les proteja.

De Colores.

Dado en la ciudad del Cuzco, a los quince días del mes de abril, celebrando los cuarenta y seis años de presencia de Cursillos de Cristiandad en esta Arquidiócesis.

Pbro. Eleuterio Pineda Mosquera C.M.F. Asesor del S.E.N. (Trujillo)
Pbro. Darío Ayala Gamero. Asesor del Secretariado del Cuzco.
Pbro. José Rojas Díaz. Asesor del Secretariado del Cuzco.
Pbro. Juan Pedro Bayona Eche. Asesor del Secretariado del Callao.
Pbro. Félix Cuzcano Quintín. Asesor del Secretariado de Cañete.
Pbro. Félix Quispe León. Asesor del Secretariado de Carabayllo.
Pbro. Ítalo Mortola Muñante. Asesor del Subsecretariado de Chincha.
Pbro. Alfredo Vásquez Osorio. Asesor del Secretariado de Huancayo.
Pbro. Mansueto Rivera Flores. Asesor del Secretariado de Tarma.

No hay comentarios.: